Mucho se está hablando de esta planta que parece tener el monopolio de las creencias de aquellos que ven en la naturaleza la clave para curar absolutamente todo.

 

El Aloe vera está en boca de todos y no es para menos, ya que son muchos los estudios hablan maravillas de esta “planta milagrosa”.

 

Sin ir más lejos es el producto natural que más negocios ha levantado en los últimos tiempos, siendo los productos de cosmética los primeros causantes del cultivo masivo que se está haciendo de esta especie de cactus.

Propiedades naturales increíbles

La inmensa cantidad de nutrientes, vitaminas y componentes naturales hacen que se pueda usar hasta para ingerir.

 

El aloe vera se puede utilizar para tratar enfermedades de la piel, afecciones, lesiones o accidentes domésticos.

 

Tiene características analgésicas con las capacidad de refrescar y calmar determinados dolores.

 

Es ideal para hidratar y reparar la piel e incluso para afecciones como hemorroides, ampollas o quemaduras…

 

Por lo que estamos delante de un producto que tiene a su alrededor una gran cantidad de productos que usan todos estas propiedades para atraer a clientes.

 

Canarias, lugar ideal para su cultivo

El archipiélago canario posee un clima extraordinario, con una media de 24º durante todo el año, con días soleados y frescos.

 

El Aloe vera para su cultivo solo necesita de terrenos áridos, humedades entre el 60% y el 80% para poder crecer en perfectas condiciones.

 

Por ello, las especies que se cultiva en islas como Lanzarote, Fuerteventura, Gran Canaria o Tenerife están altamente cotizadas.

 

Es la primera isla de las mencionadas; Lanzarote, la que se ha visto beneficiada por esta planta.

 

Suele formar parte del consumismo exprimir todo aquello que funciona y está pasando lo mismo con el aloe vera, dónde estamos viendo una explotación enorme de una planta que aporta grandes beneficios a los productos de cosmética y cuidado corporal.

 

La tierra fértil y el clima actúan de una forma extraordinaria en el desarrollo del aloe vera, siendo su cultivo una actividad en auge.

 

Pero…¿Es tan bueno el Aloe vera?

 

El Aloe vera no es la panacea, es un producto fantástico, pero no es capaz de curarlo todo. Bien es cierto que muchas lesiones o heridas leves, actúa eficientemente sobre ellas.

 

Un caso muy claro de éxito por parte del Aloe Vera es la de las quemaduras solares. Un aftersun de aloe vera puede aliviarnos y facilitar el proceso de recuperación de nuestra piel.

 

Sin embargo, debemos hacer un uso responsable de él ya que sus componentes activos pueden generar efectos contraproducentes en nosotros.

 

Al final estamos ante una estrategia de marketing por parte de muchas empresas de cosméticos que lo único que desean es que compremos sus productos.

 

No digo que no los compremos, pero que los usemos con responsabilidad y que si tenemos un problema en cualquier parte de nuestro cuerpo, acudamos a un profesional de la salud para que nos recomiende la frecuencia de uso.

 

La parte de buena de todo esto es que internet está lleno de expertos en esta planta que acercan sus propiedades y tipos de uso a todo aquel que quiera informarse de buena manera.

 

Así que como reflexión expondría la premisa habitual de: “Todo en exceso es malo” y con el Aloe Vera no iba a ser menos.