Los científicos han hecho una revelación que dejará a más de uno sorprendido.

Al contrario de lo que se pudiera pensar, el virus más mortífero de todos no sería el VIH, ni el zika ni ninguno de los que ha desencadenado las epidemias gripales más fuertes.

Por el contrario, el virus más letal está en realidad compuesto por numerosas cepas de hepatitis (VHC) y se lleva cada año la vida de más de 1.3 millones de personas, según un nuevo estudio de Incidencia Mundial de Enfermedades, publicado en la revista “Lancet”.

En contraste con la tuberculosis (enfermedad bacteriana), el VIH (viral, como su nombre lo indica) o la malaria (causada por un parásito), que se ubican en el segundo, tercer y cuarto puesto de las enfermedades transmisibles más letales, pero cuya incidencia tiende a disminuir, las muertes por hepatitis viral (VHC) se han incrementado 22 % en los últimos años.

Estos datos resultan sorprendentes para los científicos si tenemos en cuenta que en la actualidad hay grandes avances médicos para curar la hepatitis C, y medios que permiten eliminar por completo la enfermedad en solo tres meses.

La Organización Mundial de la Salud no ha pasado por alto estos datos tan negativos y ya ha emitido una nota pidiendo corregir la falta de medidas a nivel mundial para eliminar la hepatitis, a la vez que mejorar el acceso con la debida atención médica.

Según la OMS, “Solo una de cada 10 personas sabe que está infectada con el virus de la hepatitis” y tiene acceso a tratamiento.

Por otro lado, también subrayó que en la actualidad, el virus del zika es el que más publicidad y atención recibe por parte de los medios, a pesar de ser el menos peligroso y el que menos afecta a las personas.

En 2015, el virus del zika se dio a conocer creando el pánico en muchos países pensando que se trataba de una nueva epidemia mundial, a pesar de que al final solo acabó con la vida de 2 personas en 2015 y de 19 en 2016.

En general, alrededor de 19 % de las muertes en todo el mundo se deben a enfermedades transmisibles, proporción que aumenta a la par que se agrava el impacto de la hepatitis, una dolencia que puede ser tanto viral como bacteriana, pero resulta mucho más letal en el primer caso.

Como en muchos otros aspectos en la vida, la falta de acceso a las soluciones o la prioridad que los gobiernos le den a las cosas, es al final lo que más o menos muertes causará, por eso es importante la concientización sobre la importancia de ciertas enfermedades.

Sigue leyendo a Abel Díaz