Según un estudio, las personas inteligentes descansan más y las personas con más actividad física necesitan estimular su mente con ejercicios físicos externos para escapar de sus pensamientos y manteniéndolos ocupados en otras cosas. Es importante entender que descansar es diferente a ser perezoso. Hay que tener un equilibrio en la vida. Como sugerencia les digo que es importante tener ratos de ocio, así como ratos de ejercicio físico.

Yo les recomiendo hacer un horario nivelando las rutinas. No siempre tendremos semana iguales, unas más difíciles que otras y tampoco podemos estar haciendo actividad física. Así que podemos inscribirnos a una clase de yoga o meditación, si llevamos una vida muy agitada. Podemos hacer cosas que usualmente no hacemos, por ejemplo, cocinar una receta difícil que nos tome tiempo, ir a una librería por un nuevo libro, ver una serie que nos lleve a otra realidad. El descansar nos ayuda a hacer un reset a nuestra mente y quedar como nuevos para el día siguiente. Descansar no es solo no hacer nada, tenemos que encontrar formas de ocupar la mente en otras cosas.

Tener momentos de ocio y saberlos usar a nuestro favor es una forma inteligente de optimizar el tiempo en nosotros mismos, sin darnos cuenta.

¡Tengamos una semana llena de energía equilibrando nuestro cuerpo, mente y alma!

Sigue leyendo a Abel Díaz