Si vas a viajar a EEUU y encuentras que tu boleto impreso tiene cuatro S en la parte inferior derecha, tengo malas noticias para ti.

El código es desconocido por muchos ya que casi nadie se fija o le presta atención, pero para las autoridades portuarias es muy importante, pues significa que la persona que tiene dicho código en su boleto deberá ser seleccionada para una supervisión secundaria antes de subir al avión.

Las siglas significan “Secondary Security Screening Selection”, algo así como una selección secundaria de supervisión de seguridad, una señal que alerta a los oficiales de inmigración y aduaneros que esa persona será sometida a un segundo control.

Si algún día tienes la mala fortuna de encontrarte en esa situación, no te desesperes ni te asustes porque al final se trata de una práctica aleatoria a la que son sometidas muchas personas diariamente, no te lo tomes personal.

El minucioso registro consiste en registrar el equipaje, asegurar que tu identidad sea real y un sinfín de otras revisiones exhaustivas con el fin de comprobar que todo está en situación normal.

Si nunca has pasado por ello, tienes mucha suerte, pues este tipo de controles no son nuevos, se implementaron tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en EE. UU.

La selección de la persona es completamente aleatoria y el objetivo de este proceso de inteligencia impuesto por EEUU. es seguirle la pista e identificar a sujetos potencialmente peligrosos que estarán viajando hacia EEUU.

Esta medida ha traído con sí la polémica porque hay algunos viajeros que se han quejado del trato recibido por los agentes a la hora de hacer el chequeo.

Aunque a priori es un sistema al azar, sí hay ciertos comportamientos del viajero que podrían hacer que tuviera más números para ser el escogido para la exhaustiva supervisión como comprar el boleto en efectivo o comprar solo un billete de ida.

Como dice el refrán, “quien nada debe, nada teme”, y por más revisión que nos hagan, si uno actúa correctamente y no tiene nada que esconder, todo saldrá bien. EEUU es un país muy estricto con sus fronteras y no es de extrañar que implementen controles extras para ver quién entra a su territorio.

 

Sigue leyendo a Abel Díaz