El estrés, las prisas del día a día o la larga jornada laboral puede hacer que a veces uno se abandone y opte por comer cualquier cosa para salir del paso. Ahora, unos científicos han descubierto que, aunque solo se haga por un día, los efectos que causa la comida chatarra en el cuerpo son muy dañinos.

Para llegar a esta conclusión, científicos de la universidad de Loughborough en el Reino Unido pidieron a 15 personas seguir una dieta rica en grasas durante un día.

El suculento, pero peligroso menú consistía en: para desayunar, salchichas, tocino y huevos fritos, para almorzar sándwiches de queso y rollos de salchicha y por si eso fuera poco, para cenar una hamburguesa y un muffin de chocolate.

Obviamente, todo esto suma mucho más de las 1.500 calorías que aconsejan tomar a una persona diariamente y es que cada uno de ellos tomó un 78% de calorías excesivas y sus niveles de insulina cayeron un 28%, cantidad “significativa”, según los investigadores.

“Un solo día de sobrealimentación con alto grado de grasa deterioró la sensibilidad a la insulina en el cuerpo de adultos jóvenes y sanos. Esto pone de relieve la rapidez con la que el consumo excesivo de calorías a través de alimentos ricos en grasa puede afectar al metabolismo de la glucosa, y sugiere que los atracones pueden tener consecuencias inmediatas para la salud metabólica de un individuo”, apuntaron los científicos sobre las primeras consecuencias del experimento.

A pesar de que las consecuencias por comer comida chatarra en un día son alarmantes, no sucede nada siempre y cuando se haya hecho de forma aislada, el problema es la gente que lo toma como ejemplo de dieta casi a diario.

Hay veces que con las prisas comemos de cualquier manera y no tenemos en cuenta lo que nos metemos al cuerpo, pero al final, se ven las consecuencias.

“Para llegar a esta conclusión, científicos de la universidad de Loughborough en el Reino Unido pidieron a 15 personas seguir una dieta rica en grasas durante un día.”

Según recoge un artículo de ‘The Independent’, el cuerpo necesita la insulina para convertir los alimentos en energía, y si el páncreas necesita producir más y más para hacer su trabajo, puede llegar a ser disfuncional. Esto a su vez puede aumentar el riesgo de desarrollar diabetes tipo dos.

A pesar de que cada vez hay más obesidad y sobrepeso en el mundo, también están cada vez más de moda los hábitos de vida saludables, hacer deporte, comer bajo en grasas y opciones de dietas como la vegetariana o la vegana.

Falta concienciar a la población, educarles y darles acceso a una mejor dieta porque parece que hoy en día, la comida saludable se paga a precios de oro.

Sigue leyendo a Abel Díaz