El pasado 19 de septiembre un terremoto sacudía a México destruyendo edificios, calles y mobiliario urbano sembrando el caos, el miedo y la desesperación entre sus habitantes. Tras el desastre, trabajos, colegios y universidades cerraron sus puertas y cientos de personas se vieron obligadas a quedarse en un lugar seguro para resguardarse de posibles réplicas o derrumbes de edificios.
Poco a poco se irá restableciendo la normalidad y parte de ello es regresar a la rutina del día a día, a la escuela o al trabajo. Para muchos no será fácil, pues aún tienen el miedo en el cuerpo y su estado de ánimo no es del todo óptimo, pero habrá que intentarlo.
Para los que el lunes ya tengan que regresar a sus obligaciones, aquí van unos tips de cómo ir lo mejor preparados posibles:
Vestirse con ropa deportiva y cómoda, zapatillas o zapato plano, no con tacones, que podrían dificultar la movilidad o el correr ante un eventual suceso.
– No llevar bolsas ni bolsos grandes, salir de casa solo con lo esencial.
Llevar una cantidad moderada de dinero en efectivo, además de sus habituales tarjetas, para cualquier eventualidad.
Ponga en uno de los bolsillos un cubrebocas o un pañuelo y un impermeable. Tras el derrumbe, puede haber polvo o bacterias en el aire que respiramos sin darnos cuenta y puede afectarnos a la salud.
Lleve su celular cargado al 100%, asegúrese de que tiene wifi y lleve consigo su cargador de móvil.
-Si tienen que desplazarse en auto, no deje sus identificaciones en el interior, llévelas consigo, no deje tampoco las llaves de casa.
-Mantenga la calma y aplique el sentido común en todo momento. Empiece el día con actitud positiva y con optimismo. Concéntrese en sus quehaceres e intente volver a la normalidad de su rutina.
-Haga caso siempre a lo que digan las autoridades o sus superiores en caso de que suceda una situación de emergencia.
Volver a la normalidad tras un desastre natural nunca es fácil, menos si le tocó vivirlo de cerca, pero es la mejor forma de poder superar una situación traumática como la que se vivió en México el pasado 19 de septiembre, que dejó hasta el momento 273 personas muertas y algunas aún bajo los escombros.

Sigue leyendo a Abuelita Gita