El próximo domingo 29 de octubre, México y otros países cambiarán su hora para ajustarla al horario de invierno, es decir, a las 2 de la mañana, será la 1, con lo que gozaremos de una hora más de sueño.

Una de las principales razones de los defensores de este cambio (tal y como se hace cuando se está por empezar el horario de verano) es para ahorrar luz, y por lo tanto gastar menos, lo que supone una ventaja económica para todos.

Pero a nivel personal, ¿cómo nos afectará este cambio? ¿qué sucede en nuestro cuerpo? Parece que la cosa sería más seria que un simple atraso en las agujas del reloj.

Un estudio realizado por la Universidad de Colorado, en EEUU, encontró un aumento del 24% en las admisiones hospitalarias por ataques cardíacos, el lunes posterior al cambio de horario.

También otro estudio reveló que los estudiantes de secundaria mostraron un aumento de somnolencia y disminución en la vigilancia psicomotora, como tiempos de reacción más largos y mayores lapsos de atención.

El cambio horario también afectó a la duración del sueño medido en la semana posterior al cambio. Los resultados muestran que el promedio de la duración del sueño medido en la semana posterior al cambio de horario disminuyó a siete horas con 19 minutos, lo que refleja una pérdida aproximada de 32 minutos por noche.

Los investigadores encontraron que la pérdida de sueño debido al cambio de hora hizo que los empleados tengan menos probabilidades de autorregular su comportamiento y están más inclinados a pasar el tiempo en internet.

En México, el cambio horario se aplica de forma progresiva, pues el país está dentro de 3 diferentes zonas horarias. Además, hay ciudades como Quintana Roo y Sonora que nunca cambian la hora, con lo que sus ciudadanos no se verán afectados de ninguna forma.

Según los expertos, es más fácil aclimatarse cuando se gana una hora de sueño que cuando se pierde, así pues, el cambio horario podría afectar más en verano, cuando se deberán adelantar una hora los relojes.

¿Te afecta el cambio horario? Cuéntanoslo.

Sigue leyendo a Abuelita Gita