“Fulanito tiene un Loro

Con tres plumas en la espalda,

No se calla ni un momento

Canta, grita, chilla y baila”.

 

En la cocina

En chancletas,

La madre fríe

Panceta.

 

Ya no se puede descansar

En esa casa,

Ni en la de atrás.

 

El Loro dice refranes en francés

Canta tonadas

de Granada

Y seguidillas

de Sevilla

y los proverbios del Eclesiastés.

 

¡Dios mío, ya no se puede dormir!

Dice la prima que vino para abril.

 

De noche en la cocina hay reunión:

El Tomate

Toma mate.

La Lechuga

No se arruga.

El Pepino

Va en camino

De torcerle el pescuezo al muy bribón.

 

Haya paz en la cocina,

Dice el Hada madrina.

Con un pase de su magia

Lo transforma en un tenor

Que, feliz, entona arias.

 

Como Plácido y Luciano

canta óperas  el Loro

en portugués  e italiano.

 

Sigue leyendo a Alejandro Bovino