Con mucha sed nadó la Anguila

Hasta la plaza de Sevilla.

 

“Voy a los toros, hasta Sevilla”

-¡Qué maravilla, qué maravilla!

 

Un corcel negro la Anguila ensilla

Para ir al galope hasta Sevilla.

 

Toma un camino torcido y bajo

Y llega a orillas del río Tajo.

¡Cuánto trabajo, cuánto trabajo!

Venir de lejos y llegar al Tajo.

 

¿Qué hace una Anguila sola en Toledo

¿Con un caballo muerto de miedo?

 

Calza un vestido de ceremonias,

Usa peineta, mantón y joyas.

 

Va engalanada cantando saetas:

Una que dice: “voy a una fiesta”

Nadie la mira que está tan flaca

Ni las gitanas ni las mofetas.

 

Come estofado en la bella Jaén

Con un cuchillo y una sartén.

 

Córdoba mora la mira mareada.

¿Vas a Sevilla? Ve acompañada.

 

Ella zambulle el Guadalquivir

Y canta jondo “Esto es vivir”

 

Llega a Sevilla

Y usa sombrilla.

Sólo se sienta,

Sola en su silla.

El sol le brilla

Y está en Sevilla.

 

Sigue leyendo a Alejandro Bovino