Había una vez un gran Rey

Que gobernaba en intendencia,

Todos los pueblos del mundo,

Menos Valencia.

 

Lo coronaba un bacín,

Que le llegaba al bigote,

Y se pasaba la vida

A los trotes.

 

¿Por qué tiene tanto apuro,

Su Majestad?, preguntaba

Su caballo Fredesvindo

A las cansadas.

 

Y es que el Rey tenía un álamo

En medio de su jardín;

Y el álamo tenía un nido

De Perdiz.

 

Y la Perdiz no perdía

Ocasión de fastidiarlo

Porque el reloj le atrasaba

Horas y años.

 

Le reprochaba de día,

le reprochaba de noche:

¡Siempre estás llegando tarde,

Y vas en coche!

 

El Rey, a las disparadas

Corriendo carrera al Tiempo

No podía gobernar

Ni el pensamiento.

 

 

Pidió ayuda a su madrina

Que era un Hada dormilona.

Que no la encontró, que estaba

En Barcelona.

 

“Te necesito, y urgente,

Porque el Tiempo se me escapa

Va de atrás para adelante

Con ventaja”.

 

¿Qué podía hacer la prójima,

Si estaba durmiendo plácida

Soñando que le escribían

Una broma,

En Barcelona?

 

Voló desde Cataluña

Hasta la plaza de Orense,

Más rápido que el tren bala

En Medio Oriente.

 

-¿Qué hacemos acá en Galicia?

-Le preguntó su mascota

Que era un pequeño avestruz

Con botas.

 

-Buscamos al Rey del Mundo,

Y el Mundo va para atrás,

Por eso las horas huyen

Sin parar.

 

-Quedémonos a esperar,

Le propuso el asistente

Que si el fulano recula

Ya pasará por Orense.

 

Y así pasaban segundos,

Horas, días, y hasta meses.

Años. Siglos hace ya

Que ella duerme.

Pero durmiendo resuelve

Los problemas de la gente:

Que en el sueño está la clave

De tantos inconvenientes.

 

¿Quieren saber qué pasó,

Con el Rey y con el tiempo?

Un cuento se lo explica

No crean que les miento.

 

Aquel Rey lo soñaba

Despierto con un ojo.

Y así vio en medio mundo

A la mitad, y al otro.

 

La gente de Valencia

Ajena a sus dominios

Dormía a pata suelta

Feriados y domingos.

 

El resto del Planeta,

Con Fredesvindo

Se van a trote lento

Huyendo de los siglos.

El Tiempo no los deja

Descansar un momento

Porque el despertador

Se despierta primero.

Y hay que ir a la escuela

Para ganarle al Tiempo.

 

 

Sigue leyendo a Alejandro Bovino