Estoy agotada, muy simple, me ocupé de mi hogar

en un raro día de sol de primavera.

Transplanté geranios, una palmera enana,

sembré  romero en mi huerta y climátides en el jardín.

El otro agotaminento es más prosaico, ordené los cuartos,

algunas labores pesadas, quizás necesarias para un hogar

organizado de simple manera-

Lo fantástico, almorcé rico muy rico

sin ver por tv  de manera repetida las tragedias del mundo

esas tragedias que me pegan en el estómago;

Los migrantes suicidas, los  gobernantes soberbios

que desprecian a poblaciones de inmigrantes , que según ellos

son de etnias inferiores a ellos.

Ni hablar de lo inhumano de sus gobiernos respecto a los viejos

 y niños y humildes y transgéneros.

 Y etc… respecto a la humanidad y al planeta.

Estaré agotada, pero un racimo de palabras

Y me florece la vida, y mañana amaneceré

 con mi vida, con mi etnia, con los seres que amo

los de aquí y los que ya regresaron a ser parte de las estrellas.-

 

 

 

También te puede interesar: Dos copas de vino y la vida

 

Sigue leyendo a Ana María Manceda aquí.