Lucen opacas las luces, lucen opacos los celos

Lucen opacos los arcoiris y los copos de nieve.

Lucen opacas las hierbas, los campos salvajes

y los sembradíos.

Lucen opacas las miradas humanas.

Pareciera que el sol se esconde sin hora

y sólo se refleja en algunas flores

o el destello de las agitadas plumas de los colibríes.

Lucen opacos los desesperados instintos de amar.

Brillarán el odio, el dolor, la avaricia de las armas y el poder.

La naturaleza será aniquilada.

La guerra de los hombres ha comenzado****

 

Sigue leyendo a Ana Maria Manceda