Si me pintas la cara

píntame una sonrisa, grande muy grande

tan grande que le de sombras

al dolor que sube por mi garganta

que viene desde el estómago, ahí

donde se estrelló mi alma. Y a mi mirada

¡Ah! Solo píntale un poco de rojo

y un asomo de lágrimas.***

 

Sigue leyendo a Ana Maria Manceda