El cine es mundialmente considerado como el séptimo arte. Contiene una riqueza cultural increíble desde sus inicios y no deja de sorprendernos año tras año. Tanto en lo negativo como en lo positivo. Todos conocemos la capacidad que tienen las películas de influirnos emocionalmente de una manera positiva; pero igual que son capaces de ello, son capaces de todo lo contrario.

Quiero hablar de un género que pese a no ser nuevo, se ha popularizado de manera masiva durante los últimos años. Este es el de las películas de superhéroes (marvel, dc…). Los superhéroes tienen una gran presencia en el mercado americano y ya forman parte de una cultura muy arraigada, la del cómic. Pese a que ha habido grandes producciones como la saga del “Caballero Oscuro”, la mayoría de largometrajes que se estrenan hoy en día sólo tienen una finalidad recaudatoria.

Superhéroes: la degradación de un género

Superhéroes: la degradación de un género

¿Qué sentido tiene realmente este género?

A través de efectos especiales cuidados al milímetro y personajes fantásticos (algunos dirán que carismáticos) consiguen conectar con el público menos crítico cinematográficamente. La gran verdad es que la sobreexplotación del género ha provocado su degradación.

Hoy en día se basan en historias sin sentido, sin profundizar en los personajes y en su recorrido, dotándoles de superpoderes como de por arte de magia y luchando contra enemigos de maneras inverosímiles que no aportan nada al guión de la película.

En palabras del propio Ridley Scott cuando le preguntaron si haría un film de superhéroes, él dijo: “Ya he hecho una película de este tipo; Blade Runner es como un cómic cuando piensas en esta historia negra en un mundo irreal. Podrías poner a Batman o a Superman en ese mundo y en esa atmósfera, excepto que yo tenía una buena historia, que es muy distinto a una historia inexistente”.

La facilidad que tiene hacer una película de superhéroes se puede ver en el número de estrenos que se realizan año tras año. Sin ir más lejos, el próximo año 2018 se estrenarán 9 nuevas filmaciones. Por lo que nos toca preguntarnos. ¿Es realmente un género que aporte algo positivo al cine?

Bajo mi parecer, no lo es, sino todo lo contrario. Degrada el séptimo arte y acostumbra a los espectadores a historias sin sentido con el fin de entretenerles fácilmente y no los conmueve emocionalmente.