Seguramente te ha tocado escuchar que hay personas que “roban la energía”, ¿Alguna vez has conocido a alguien así?.  Pero… ¿Quién no se ha topado con personas que se la pasan quejándose de todo?  o a quienes les encanta el chisme, envidiando y hablando de lo que lo que otros poseen, o quienes se regodean criticando la forma de ser de los demás, que si fulanita se cree mucho, que si todo le sale bien, que por algo será, que qué hace con su dinero, etc.

 

Desafortunadamente existen en nuestro círculo personas “tóxicas”, que aunque no nos guste están ahí cerca, y aún cuando quisiéramos alejarlos no podemos eliminarles tan fácilmente, por ejemplo cuando se trata de la familia, que a veces son los primeros en juzgar, en criticar, en etiquetar, en fin, hasta en crearte un perfil con los demás con toda la intención de casi casi te odien.

 

No podemos eliminarlos, es cierto, pero lo que sí podemos hacer es establecer lineamientos claros sobre su manera de actuar  hacia ti y tú hacia ellos, entonces mejor es pensar en rodearte de personas que aporten cosas positivas a tu vida y no contagiarte de actitudes nocivas.

 

Algunas de las personalidades tóxicas que debes de evitar:

LOS QUEJUMBROSOS

Los que nada les satisface, nada les gusta y siempre están encontrando la forma de quejarse sin poner una solución a lo que les aqueja, y sin embargo se dirigen hacia ti esperando que seas tú quien les resuelva sus conflictos. Creo que siempre tenemos la posibilidad de quejarnos de lo que pasa a nuestro alrededor y no nos gusta, pero cuando ya es una constante en tu vida, ya pasas a formar parte de esta fila de quejumbrosos.

LOS AGRESIVOS

Este tipo de personas se caracterizan por ser arrogantes, es decir SIEMPRE creen tener la razón y se sienten tan superiores a los demás que quieren imponer sus puntos de vista y creen que solamente es su opinión la que debe contar. Normalmente son personas que traen por ahí algún rencor guardado y que no se han preocupado en trabajar en ello. Un ejemplo muy claro es el jefe que le grita al empleado porque no sacó el reporte como a él le gusta, dejando muy en claro quién es el que tiene el poder, utilizando palabras humillantes, con gritos, perdiendo el control, pero siempre asegurándose que todo esto sea delante de los demás.

LOS ENVIDIOSOS Y CRITICONES

Ellos siempre estarán criticando lo que tienen los demás, sin darse cuenta que ellos pueden tener incluso lo mismo. Siempre están haciendo comentarios malintencionados, simplemente porque ellos desean lo que tienen los otros y así se pasan la vida descalificando y destilando en forma que pareciera desapercibida el veneno que les está carcomiendo, porque no pueden ver feliz a nadie.

LOS PESIMISTAS

Son los que siempre ven las cosas de color negro y sobre todo se “victimizan” para que los demás les tengan cierta lástima,  normalmente siempre están hablando de sus problemas y generalmente de todo lo malo que les sucede y nunca de las cosas buenas,  a ellos los reconocerás porque no permiten que se les llame pesimistas, ellos se consideran personas que ven la realidad y que no tienen ningún problema con “Aceptar la negatividad que contiene todo lo que se les presenta”.

 

Así que las personas “tóxicas” son aquellos que critican, envidian, que tienen una gran necesidad de reconocimiento y aprobación, cargan con un bagaje de frustración, resentimientos y baja auto-estima que al relacionarse con los demás solamente llegan a contaminarles.

 

Así que si estás atento a este tipo de personas, ya sea familiares o amigos lo mejor es como se diría coloquialmente “pintar su rayita”.

 

Establecer límites y un círculo de armonía a tu alrededor es el secreto para controlar la influencia en tu vida de este tipo de personas, tampoco es fácil desprenderte de las emociones o afectos que tenemos hacia ellos, pero definitivamente sólo dale un espacio en tu corazón a quienes se han ganado un papel importante en tu vida, hay que buscar enriquecernos con experiencias y personas que van en tu misma dirección, que quieren lo mismo que tú.

 

Sigue leyendo a Avatar