En este mundo no cabe duda que una cosa es cierta… nacemos solos y morimos solos, aún cuando haya muchísima gente a nuestro alrededor en los dos eventos. Es paradójico, ¿no lo crees?

 

La soledad es inherente al ser humano, tan solo cuando vas a dormirte te sumerges dentro de ti mismo en completa soledad lo mismo que al despertarte. La soledad es un hecho incontrovertible, que cuando es muy intensa, puede convertirse en angustia, ansiedad, una inmensa emoción de desamparo, profunda insatisfacción, o incluso un tedio y abatimiento que a veces se cree no se puede lidiar con esta emoción.

 

Pero no hay porque angustiarse, no hay una persona que no sienta la soledad, lo que debes evitar es que se vuelva crónica y adquiera poder dentro de ti, ¿Qué es lo que puede causar este sentimiento de soledad?

 

  • Descontento hacia ti mismo – si no te aprecias lo suficiente.
  • Te sientes insatisfecho constantemente
  • Tienes sentimientos profundos hacia ti de rechazo
  • No te gustas

 

Entonces puede ser que el Sentimiento de Soledad este a flor de piel. Dirían los grandes filósofos existencialistas “El estar a solas con uno mismo implica desnudarse completamente sin espejismos, y se experimenta ansiedad, tristeza profunda o angustia.”

 

Hay una gran diferencia entre la soledad que uno escoge vivir y la soledad que se nos impone, pero aún así cuando es por decisión propia, se puede reaccionar con un sentimiento de soledad a veces muy leve o en forma intensa, depende de cada quién cuál es su capacidad para relacionarse con la soledad.

 

Lo más importante es asumirla y aprovechar su energía inspiradora, sin resistirse, porque es precisamente la resistencia lo que la hace más intensa

 

Hay muchas personas que aunque estén solos, no se sienten solos y hay otras que aunque no están solas sienten una soledad tremenda, depende de la actitud y el grado de salud emocional.

 

¿Qué se puede hacer para llevar una buena relación con la soledad?

 

  • Primero y antes que nada cuando surge la soledad no es necesario huir de ella y evitarla, no busques escapes porque así no aprenderás a convertirla en tu amiga.

 

  • Te recomiendo tener actividades pero sin que las conviertas en el aire que respiras, no huyas por miedo a sentirte solo, busca distracciones dentro del arte, la naturaleza, las amistades, la gama es muy amplia.

 

  • Evita por sobre todas las cosas el pensamiento quejumbroso, no le des energía a la angustia, la auto-compasión, el tedio. Expresa directamente cuál es tu sentir y permítete sentirte acompañada y mimada, en otras palabras pide consuelo y ayuda para superar esos momentos que como todo SIEMPRE PASAN.

El no resistirte a la soledad te ayuda a no entrar en conflicto con ese sentimiento, vívela así como llega, acéptala, abrázala incluso ámala y haz de ella un instrumento que te va a ayudar a crecer interiormente, te servirá de ayuda para realizar actividades en las que se necesita estar solo, por ejemplo: Medita, haz yoga, lee, escribe todo lo que necesites expresar y no te atreves, cuida un jardín, haz lo que más te guste!

 

Haz de tu soledad una amiga, alíate con ella, no la veas como tu enemigo, y cuando estés en este punto, evita los pensamientos nocivos, aléjate de las negatividades lo más que puedas, no te aferres a recuerdos dolorosos, los temores al futuro, en una palabra no dejes que el lado siniestro de tu imaginación se posesione y presente su cara.

 

En conclusión: La soledad es parte de nosotros, no la podemos sacar de nuestra vida, al igual que otras emociones está presente y no podemos ocultarla pero si aprender a manejarla, la soledad es tu tiempo, puedes convertirla en tu tesoro más preciado, disfruta poder interiorizarte contigo mismo, ama tu intimidad y disfrútala lo más que puedas, al final de cuentas cuando te decidas a aceptarla, te sobrarán actividades que hacer.

 

Para combatir el sentimiento de soledad:

 

  • Ama y vuelve a amar, no te cierres a nuevos sentimientos, nuevas experiencias

 

  • Vive en el aquí y en el ahora, disfruta desde servirte una taza de té, sembrar una planta, leer un libro.

 

  • Saca lo mejor de ti porque es lo que te va a fortalecer interiormente.

 

Decía un gran Filósofo Thoreau, “Cada persona es su propia obra maestra”entonces cada vez que sientas que la soledad te ahoga, re-invéntate, construye nuevos pensamientos y date la oportunidad de renacer cada momento en cada respiración.

 

En conclusión: Querer huir de la soledad es querer huir de la vida y de uno mismo. La soledad es una invitación a la serenidad, aprovecha para recargar baterías en este andar por el Universo que te presenta todas las posibilidades de vivir como tu quieras, descubre que aún cuando te sientas en soledad en ese espacio hay ventanas y puertas por las que puedes entrar y salir.

Sigue leyendo a Avatar