Como sabemos todo es energía, desde un objeto sólido hasta aquella que creemos no percibir, nuestro cuerpo, que es pura energía, se va cargando con las emociones que nos generan los aprendizajes de cada día.

Nuestra energía es lo que somos, es el reflejo de nuestra conciencia,  es nuestra fuente de vitalidad, por esto, es una responsabilidad cuidarla, saber cómo o donde estos intercambios energéticos son favorables o no.

Cómo evitar que te cargues con la energía de las personas

Cómo evitar que te cargues con la energía de las personas

Aquí algunas de mis claves:

-Lo primero es identificar esas personas “vampiros energéticos” ¿Les ha sucedido que tienen amigos con los cuales después de una conversación terminan como si hubieran corrido una maratón?

 

Esto es lo primero que debemos cuidar, podemos elegir la gran mayoría de las veces con quien nos relacionamos y con quien no lo hacemos, por esto, es importante escoger personas que nos nutran y nos aporten; si esto no es posible ya que debes estar en tus ambientes con estas personas puedes tener algunas recomendaciones en cuenta:

 

-Cuando la persona te esté hablando y sus mensajes sean reclamos y problemas, cruza los brazos esto mantendrá tu energía sin entrar en contacto con la de otras personas.

 

-Visualízate en una burbuja de luz blanca, la intención y el poder del pensamiento “Crean”. Cuando creas este campo de energía sobre tu cuerpo, la energía que vibra por debajo rebota y no se queda pegada sobre tus cuerpos sutiles.

Cómo evitar que te cargues con la energía de las personas

Cómo evitar que te cargues con la energía de las personas

Agradece por algo que tengas en tu vida o algo que te guste de ti, el agradecimiento es una vibración elevada que también eleva tu energía de una forma muy considerable.

 

Nunca sincronices tu respiración con la respiración de la persona que te está entregando esos problemas.

 

Trata de no ubicarte totalmente de frente, si estas sentado de esta forma has un pequeño y sutil giro a tu cuerpo.

 

-De vez en cuando limpia tu energía, has un baño con sal marina y luego miel, como a todo lo demás a tu energía hay que hacer un mantenimiento mensual.

 

Sigue leyendo a Carolina Betancourt