Amaya Álvarez

Mi paso del tiempo

Me hago mayor, no considero que sea malo y me cuesta entender a quién convierte ocultar su edad en una obsesión, pero a veces me entristece mirarme en el espejo y no reconocerme. Es entonces, en ese justo momento cuando recuerdo la edad que tengo y me cuesta asumir que sea real. ... Seguir Leyendo...

Mi Oscuridad

A veces deseo mi “Oscuridad”, así, con mayúsculas, porque merece tener su nombre, porque es así como la llamo. Me reconforta, anhelo sentarme en una de sus miles de esquinas y sentir como me cubre, como sus garras me abrazan y me envuelven hasta que el calor abrasador que nace en mis pulmones se extiende por el resto del cuerpo y afloja la presión lo suficiente para que pueda entrar algo de aire.... Seguir Leyendo...

Aprendiendo a respirar

Siempre que hablaba sobre mí misma me describía como madre, escritora y lectora empedernida, y eso, después de mucho meditar sobre ello, porque definirme resultaba una tarea titánica. Suponía mirar hacia dentro, dejar de fingir que no conocía realmente quién era y sacarlo a la luz. ... Seguir Leyendo...