Juan Carlos Martín Rojas

EN NINGUNA PARTE (tercera entrega)

Harold quedó conmovido con esa historia y también con ese mundo lleno de disfrutes, desprovisto de preocupaciones y sin ninguna necesidad de dinero; y con el goce de una vida tan opulenta (Estar en “Ninguna Parte” es casi estar en Mónaco… cero pobrezas, cero obligaciones de trabajar; mientras en cambio Harold está acostumbrado a sus excavaciones de arqueología, a su rutina y a su vida modesta…) ... Seguir Leyendo...

EN NINGUNA PARTE (segunda entrega):

Harold estaba fuertemente cautivado por la mujer que tenía enfrente. La Fiscal, es de rostro pálido y de labios intensamente rojos y es de aproximadamente cincuenta años. Harold siente hacia ella una suerte de muy fuerte atracción, no solamente por su belleza sino también por lo imponente de su presencia. Imperturbable –la Fiscal- no cesaba de fumar, elegantemente como es propio de una distinguida dama… ... Seguir Leyendo...

La Pequeña Moralista…

Hay un extraño nerviosismo que invade toda la ciudad. Luego de haber pasado muchos años postrada, sin salir de su habitación, solo siendo atendida por una dama de compañía y una enfermera… La pequeña Moralista se decide hablar, después de haber sido en su juventud más brillante, un oráculo viviente que dirigía magistralmente cierta Moralidad de un espacio del Mundo…... Seguir Leyendo...