Juan Martins

Respirar a Hamlet

El mayor logro del poeta —requiérase actor— es cuando intelec­tualiza sus emociones para crear la imagen que así le exige su voz. Halla las formas que expliquen el hecho de que un actor deba ex­hibir, noche tras noche, las caracte­rís­ticas de su per­so­naje. Sin que eso lo ena­jene. Para que no sea así, él debe ins­trumentar un mé­todo flexi­ble cuya aplicación le permita recrear la estructura de su interpretación de cada noche, sin que se altere la pue­sta en escena. ... Seguir Leyendo...

La sintaxis desolada de Sarah Kane

La escritura se legitima. No quiere, por el contrario, identificarse con género alguno. Es la escritura en sí cuerpo, signo, cadencia, ruptura del tiempo narrativo: postura del lenguaje. Y como el lenguaje es una dinámica independiente que somete al individuo y la sensibilidad, los personajes serán la construcción de esa dinámica: lo real-no real, lo racional-no racional, la demencia-no demencial, reunidos en el espacio de la escritura fundando un nivel de la conciencia. Con ello, no somos dueño de la palabra, sino que esta nos somete a su dinámica. Vivimos... Seguir Leyendo...

Khalo (Parte I)

Frida Kahlo es para nosotros un personaje con figura estética y reconocida con suficiente presencia mediática. Ahora, lo que se construye a partir de allí marcará la diferencia entre una propuesta u otra que bien camine desde el teatro, la literatura o las artes plásticas: la hemos visto en el cine, el teatro y la performance como sabemos.... Seguir Leyendo...

After Dark

After Dark de Haruki Marukami, nos introduce en esa relación de alteridad con la realidad. El tiempo se da en el contexto de los personajes. Quiero decir en el lugar del pensamiento de éstos. Pero cada realidad no es más que el fragmento de un tiempo, la estructura fractal de esa realidad se presenta al lector en diferentes tiempos que a la vez le son simultáneos en la recepción de aquel lector, el cual se desplaza durante las siete horas en el que se define el tiempo del relato: lugar y espacio se introducen mediante imágenes de lo urbano para su representación en la mente de quien lee ... Seguir Leyendo...

Escuela de Espectadores

Hoy estamos aquí para dar inicio a un diálogo cuya intención es la de prolongarse como una prospectiva del hecho creador. Somos espectadores como también decir que lo somos en tanto creadores. ¿Qué del actor sin ustedes los espectadores? Y viceversa. Nos construimos en su poética. Aquellos «miran» la construcción de un espacio que se contiene de la condición humana de quien transcribe la obra.... Seguir Leyendo...

Perder el método

Reconocer en la obra, inventándonos en una tradición de lo imaginado mediante la crítica (o anticrítica). Esta tradición unen a la crítica y al poeta cuando —como dice Victoria de Stefano (1984)— «los seres finitos se reproducen al infinito». Entonces escritor y crítico se aproximan al trapecio donde nos apoyamos en la nada a punto de caer al abismo (donde reside el género que está por descubrirse).... Seguir Leyendo...

Respirar a Hamlet

El mayor logro del poeta —requiérase actor— es cuando intelec­tualiza sus emociones para crear la imagen que así le exige su voz. Halla las formas que expliquen el hecho de que un actor deba ex­hibir, noche tras noche, las caracte­rís­ticas de su per­so­naje. Sin que eso lo ena­jene. ... Seguir Leyendo...

Volver al  juglar

Revelar el vínculo entre el actor y el poeta, en tanto lo entendamos como juglar, quizás sea utópico. Pero hacerlo, tarea nada desdeñosa por lo demás, establece una definición poética para el actor, defini­ción que no se ha establecido del todo. Será posible en la medida que el actor reflexione su entorno, mediante el beneficio que obtenga de la palabra: madurar como lector de poesía para que intervenga en la construcción de aquélla poética. ... Seguir Leyendo...