Paco Montaño

Canícula

Era poco más de las 12 del medio día, el calor resultaba agobiante, el pavimento  hervía en esos momentos y en todo lo que podían abarcar los ojos de horizonte a horizonte  no encontrabas ni un jirón de nube. El Sol se había enseñoreado del cielo haciendo incluso palidecer el azul que normalmente a esa hora cubre toda la bóveda brillando intensamente.... Seguir Leyendo...

Felicidad

Esa mañana a pesar del frío salí de casa sintiéndome contento de estar vivo. En lo que me desplazaba a mi lugar de trabajo experimentaba diferentes sensaciones tanto físicas como mentales: sentía el movimiento del vehículo al atravesar la ciudad, escuchaba y veía a los pájaros volar y trinar alegremente, la brisa mecía los árboles, y a pesar de que a mi alrededor el efecto imperante era el de la prisa y hostilidad emanados de todos aquellos quienes apresurados por no llegar tarde a sus destinos se debatían entre el ya pesado tráfico, yo me sentía tranquilo.... Seguir Leyendo...

De Féminas y Humo

He de confesar que tengo un asunto con las féminas y el humo; Hay algo feral que me seduce. Algo indefinido que oscila entre lo vulgar y lo distinguido... Quizá su origen yace en los recuerdos de cuando era niño Y contemplaba fotos de damas cuyo único atuendo ... Seguir Leyendo...