Sicilia es para aquellos que quieren sumergirse en el alma italiana, y para los que aman el arte, la arquitectura, las tradiciones y la gastronomía. Es la isla mediterránea más grande, con un área de 25.700 kilómetros cuadrados y una población de más de 5 millones de personas. La divina isla es del tamaño de Jutlandia así que un viaje allá merece por lo menos una semana.

La isla más grande del mediterráneo ofrece una maravillosa mezcla de paisajes y ciudades vibrantes, viñedos y ciudades medievales. En el este, es imperdible el volcán Etna de 3000 metros de altura, al que se llega a través de un viaje de media hora por el estrecho de Messina. Los que llegan a Sicilia por tierra, se suelen sorprender de que la isla esté formada por casas pequeñas y calles anchas, pero se maravillan por las muchas cosas que hay para ver en Sicilia, donde la belleza de la naturaleza es la marca de la ciudad: idílica, exótica, y enredosamente hermosa.

Aunque Sicilia es tan grande como la mitad de Dinamarca, la isla ofrece muchos paisajes naturales fantásticos. En ningún otro lugar de Europa se puede encontrar tanta variedad de lugares y escenarios naturales en un espacio tan limitado como el de Sicilia; lo que lo hace posible conocerla entera.

Hay muchos lugares en los que los sicilianos te recibirán con brazos abiertos. Palermo obviamente está en la lista, la ciudad, está al final de una amplia bahía entre Capo Zafferano al sur y la Montaña Pellegrino al norte.  Además, hay que conocer:

Taormina

Es famosa y compite por ser el destino turístico #1 de Sicilia, y es visible porqué. Es hermosa y está muy bien ubicada, siempre inundada de turistas que se pasean por la avenida “Corso” para hacer shopping en sus exclusivas tiendas. Pero a pocos pasos de Corso, todo se vuelve tranquilo, y se puede experimentar la verdadera belleza y encanto de Taormina, su vista del mar y el Monte Etna desde un antiguo teatro romano.

Taormina / Sicilia

Taormina / Sicilia


“Aunque Sicilia es tan grande como la mitad de Dinamarca, la isla ofrece muchos paisajes naturales fantásticos.”


 

Siracusa:

Al sur de Catania, es indudablemente una de las más bonitas ciudades representantes del mundo de la Antigua Roma, un lugar histórico, lleno de calles estrechas y una atmósfera imposible de encontrar en las ciudades modernas; lo que la hace destino favorito de los turistas.

Siracusa / Sicilia

Siracusa / Sicilia

 

Etna:

El volcán activo más alto de Europa está a 3000 metros sobre el nivel del mar y puede ser visto desde casi todos los ángulos del este de Sicilia, como una poderosa silueta oscura rodeada de humo y nubes. Es una gran experiencia subir al cráter (por bus o a pie) y si hay suerte, dejarse maravillar por los colores y las luces de las pequeñas erupciones del volcán en el cielo nocturno.

Etna / Sicila

Etna / Sicila

Gole dell’Alcantara:

Alcántara es un río que comienza al lado sur del Monte Nebrodi y desemboca en el Mar Ionniano en Capo Schiso, con una longitud de 52 kilómetros. La historia cuenta que hace muchos años, el caudal de este rio fue interrumpido por la lava de un volcán. El río de lava que generó la erupción, hizo que las aguas del río erosionaran y tallaran las paredes de la montaña dándole forma de garganta; por lo que hoy se llaman “Las Gargantas de Alcántara”.

Hoy en día es una atracción turística muy popular, los visitantes disfrutan echándose al agua y dejándose llevar por la corriente, o simplemente se acuestan en las rocas para disfrutar del sol.

Gole dell'Allcantara / Sicilia

Gole dell’Allcantara / Sicilia

 

La gastronomía:

En Sicilia, las tradiciones ancestrales conviven con los amigables sicilianos. Es muy fácil dejarse llevar por la atmósfera de la isla, no solo por el clima, sino por todo lo que tiene para ofrecer, incluida su gastronomía. Sicilia es conocida por el aceite de oliva, las aceitunas, el pescado y los mariscos, todo combinado con tomates, limones y duraznos cultivados en los jardines sicilianos.

 

Una vuelta por Sicilia…

 

Sigue leyendo a Charlotte Viby