Donde los caminos se separan

y el destino nos señala qué seguir

con el viento susurrando los recuerdos.

allí con mi pasado, he de partir.

 

Cuando las lágrimas bañan las fotos

y la nostalgia acompaña el sentir

donde los suspiros se detienen,

en ese instante, he de partir.

 

Junto a tus brazos prestos de cariño

y tu mano sosteniendo mi vivir

cuando los años pasen sin retorno

será el momento de partir.

 

Y sólo te pido una cosa

es muy fácil de cumplir

no quiero que llores, ríe y mucho

mi alma descansará feliz.

 

 

Sigue leyendo a Claudia Nemirovsky