Los sueños nos representan, son como espejos pero en los que se refleja no nuestra imágen real, quizás, pero sí, una versión idealizada de la misma.

Calderón de la Barca, en el poema del libro la vida es sueño, decía, a través de Segismundo …….todos sueñan lo que son……, en realidad uno sueña algo más de como uno es, de lo que uno realiza, uno sueña con ser excelente profesional,o cantante, o  deportista, científico, entre millones de deseos.

O , uno sueña, simplemente con estar bien, con transitar la vida sin muchos sobresaltos.

De cualquier manera, mientras uno sueña , vive,  se ilusiona , proyecta. Particularmente, pienso y siento que Dios me guía , según sus propósitos, que no siempre coinciden con los nuestros.

Los sueños pueden o no convertirse en realidad, pero mientras los tengamos en nuestras mentes , en nuestros corazones, nos impulsan día a día ,nos alientan frente a obstáculos o problemas.

Quizás sean, los sueños, una especie de combustible de reserva al que recurrimos para seguir avanzando.

La vida es finita, tiene fin, y sólo Dios sabe el cuando, como y donde, mientras tanto dejemos que los sueños vuelen con nosotros, para nosotros, y que representen los mejor de nosotros.

 

Sigue leyendo a Claudia Nemirovsky