Abrázame a la distancia
o cuando estemos juntos
por encima de los mares
por debajo de las tempestades.

Abrázame aunque no me conozcas
o me conozcas demasiado
cuando el cielo no esté tan celeste
cuando el dolor se encuentre a mi lado.

Abrázame a pesar de las peleas y enojos
porque el perdón se debe transformar en caricia
y la caricia debe transformar el alma.

Abrázame antes que partamos
antes que nos convirtamos en estrellas fugaces
abrázame sin motivo
porque abrazar siempre es amarte.

Abrázame aún en silencio
para que el mundo escuche a nuestro Dios
y también se abracé.

Sigue leyendo a Claudia Nemirovsky