Si no fuera por el canto del jilguero
quebrando el silencio del otoño
y el atardecer con sus colores
la tristeza cubriría los caminos
y el dolor invadiría hasta los rincones.
Si no fuera por tu mirada atenta
y tus brazos extendidos en el tiempo
el viento soplaría con violencia
arrastrando todo el amor que emana de tu presencia.
Si no fuera por los recuerdos del pasado
estaría sólo atada a un futuro tal vez incierto
y quedaría una sombra de tristeza
que taparía el azul cielo
si no fuera porque Dios
te puso en mi camino
vagaría por los caminos , sin consuelo.
Que se trata de un genuino amor
que de más está decir, que será eterno.

Sigue leyendo a Claudia Nemirovsky