Los años pasan , se esfuman

los caminos son  arduos, sinuosos

habremos de cruzar puentes primero

reposaremos finalmente en paz.

 

La vida nos mostró todas sus caras

Dios nos guió por lugares sombríos

la luz iluminó nuestros pasos cansados

dejando atrás tantos desvelos.

 

 

Las alegrías no fueron tantas?

las tristezas ganaron tanto terreno?

no fue posible medir tantos miedos

porque siempre abrazaste mis sueños.

 

Los años me mostraron tantas cosas

que a pesar del olvido , me han quedado

que sólo el amor puede empujarnos

para evitar caer en un caos.

 

Por último , y como despedida

déjame decirte , cuanto te amo.

 

Sigue leyendo a Claudia Nemirovsky