Bailemos, con el fondo de música que  más amabas
quiero recordar tu rostro y no he podido
y la tristeza de tu ausencia me ha hundido.

Bailemos, el cielo dejará que estés por un momento
Dios sabe de mi angustia por tu partida
y dejará que estés por un instante en mí vida.

Ay , como extraño tus palabras
tus consejos , tus historias
me duele no poder recordar tu voz,  ni tus ojos
Por eso, bailemos sin importar el tiempo.

Sigue leyendo a Claudia Nemirovsky