Cuán grande e inmenso es el cielo

diáfano, como el cristal, tan bello

albergando estrellas y siluetas

brillante, poseedor de misterios.

 

Cuán grande e inmenso es el cielo

desparramando luz sobre los mares

albergando historias y leyendas

poseedor de verdades eternas.

 

Cuán grande e inmenso es el cielo

como un nido albergas las almas

que encuentran en ti, su descanso

y aguardan el rezo diario.

 

Me gustaría pensar que las estrellas

encierran y contienen las ausencias

que no hay un final, que es infinito

y poder así continuar mi rezo.

 

Cuán bello e inmenso es el cielo

aguárdame, estaré allí , ya es tiempo.

 

Sigue leyendo a Claudia Nemirovsky