Cómo de etérea existencia
Ave invisible remontando sueños
manos que apenas acarician recuerdos
estaré siempre en tus cielos.

Cómo de un simple susurro
que atraviesa el silencio
alterando el espejo del agua
reflejando el amor sincero
estaré siempre a tu lado, sobretodo en los inviernos.

Cómo de un pedestal de flores
bajaré lentamente y adornaré tus siestas
alma que nunca se entristece, y que deja siempre en tu rostro, una huella.

Cómo de existencia invisible
me pondré una máscara de colores
dibujaré una sonrisa que será eterna
como el amor que siempre te tuve , estaré en aquella estrella.

 

Sigue leyendo a Claudia Nemirovsky