En la inmensidad de ese cielo
he tratado de encontrar un refugio
cálidas sonrisas y voces angelicales
tal vez saldrán a mi encuentro.

Nostalgias que se quiebran en el aire
cuando las ausencias nos rozan el alma
y el abrazo llega desde la distancia

Las letras de las cartas ya olvidadas
quieren permanecer aún a pesar del tiempo
reflejo de años infantiles o de viajes que parecían eternos.

Creo en tu sonrisa aún sincera
que tu corazón no tuvo desvelos
creo en un Dios tan grande
que me llevó a compartir tus sueños.

Creo que no miraré más desiertos
al fin , tu mano me sacó de lo incierto.

Sigue leyendo a Claudia Nemirovsky