Cuando la luna brille
tenue, misteriosa, presente
cuando el silencio reine
caminaré sólo para verte.

Cuando la lluvia golpee tu ventana
y el viento arrastre las hojas inertes
y la mañana aparezca presurosa.
regresaré y acariciaré tu frente.

Y cuando el futuro haya llegado prontamente
sin darte tiempo de preparar tu viaje sin retorno
tomaré tu mano  con firmeza
para guiar tu corazón eternamente .

Sigue leyendo a Claudia Nemirovsky