Decime que me ves que hay ventanitas en el cielo que me abrazas en mis sueños que estás para darne consuelo.

Decime que escuchas mis desvelos que recorres mil años para dejar una caricia a tiempo que en esa estrella, duermes con sueño eterno.

Decime que en cada a amanecer te conviertes en suave viento que la música que escucho acaricia mis inviernos.

Decime que algún día saldrás a mí encuentro y me entregarás unas flores que perfumen mis recuerdos.

Decime que me ves que no te has ido que no has muerto.

 

Sigue leyendo a Claudia Nemirovsky