Me estoy despidiendo ,
el otoño se asoma con sus hojas caídas
el viento comienza a azotar los árboles añosos,
El verano  ya no resiste y comienza su silenciosa huída .

Me estoy despidiendo
una carta, una caricia dejaré como herencia en tu vida
el paso del tiempo aceleró su carrera
y mi corazón , ya cansado
me dió un aviso de mi partida.

Me estoy despidiendo,
no quiero lágrimas para mí despedida
una canción o alguna melodía
y que recuerden que fui una pequeña luz encendida.

Que mi sonrisa te acompañe
y que Dios sea tu guía.

Sigue leyendo a Claudia Nemirovsky