En mi corazón , está un pedazo de cielo
derramando estrellas
acumulando nubes de invierno

En mi alma, está un pedazo de sol
iluminando la oscuridad
que fluyen de aquellas sombras
desterrando la nostalgia.

En mi mirada, está la tuya
la de mis seres queridos
que nos guían hacia los recuerdos
que nos calman, ante el dolor.

En mi sonrisa, está tu voz
que siempre me guía en el camino
alertando sobre las piedras
que se aparecen de improviso.

Y en todo siempre está Dios
que nos protege y lleva
es ese Dios, el que nos va recibir, cuando el así lo quiera.

Sigue leyendo a Claudia Nemirovsky