¡Qué triste es el olvido

de los que se han ido!

ideales truncos

desplegados en el tiempo.

 

¡Qué triste es el olvido

de los que se han ido!

sus corazones quebrados

acumulando duelos.

 

¡Qué triste es el olvido

de los que se han ido!

sobre sus pasos cansados

crearon caminos eternos.

 

Qué triste es el olvido

de los que se han ido

mi alma no puede

encontrar consuelo.

 

Que la muerte no es el fin

que el olvido destruye recuerdos

y una lápida no alcanza

para saber de sus sueños.

 

Sigue leyendo a Claudia Nemirovsky