Gris el día, casi sin viento

una luz al final del camino

una canción que me trae recuerdos

y la vida que sigue

y la sonrisa en tu cara

y tu mano tendida

para cruzar el alba.

Gris el día, nubes de nostalgia

recuerdos del pasado

que nos oprime el alma

y mis sueños dormidos

y tu paz que contagia

es difícil la vida

a medida que los años avanzan

para  escribir unas palabras

me basta con tu templanza

es que el amor es eso

es transitar muchos senderos

juntos y sin pausa.

Gris el día, de pronto la calma

a esta altura, sabrás siempre

que tu serás mi luz

y yo tu morada.

 

Sigue leyendo a Claudia Nemirovsky