Ese invierno que no se va
que quiere permanecer con sus hojas muertas
que arrastra con su viento
palabras, ilusiones y sueños

Ese invierno que congela las miradas suplicantes
que inunda con sus lluvias las calles
y deja sus huellas en las almas.

Ese invierno, cruel con los que nada tienen ,
no desea dejar paso a la suave brisa
qué inevitablemente llegue
de la mano de las flores , que perfumarán los días.

Ese invierno, no quiere irse
quiere dejarnos sin vida
no dejemos que se quede
llenemos nuestros caminos
de buenas obras, de amor , pero que sea de prisa

Ese invierno, no quiere irse

Sigue leyendo a Claudia Nemirovsky