La casa vacía, el silencio que duele

los pasos de quienes se fueron

resuenan una y mil veces

y las fotos que inundan las paredes.

 

La casa vacía, la niñéz que no vuelve

el pasado de reuniones familiares

las sonrisas ausentes.

 

La casa vacía, las ventanas cerradas

el patio sin hamacas, ni juegos de plaza

los cubiertos guardados

en una pequeña caja.

 

La casa vacía, el tiempo que pasa

no hay murmullo de voces

solo se escuchan jilgueros que cantan

y las voces de las personas amadas.

 

Qué triste es el vacío,

cuántas nostalgias

mí voz se quiebra

al recordar mí infancia.

 

Y la casa vacía

será un recuerdo

de tantos años de vida

que dejará lágrimas en mi alma.

 

Sigue leyendo a Claudia Nemirovsky