Con la nostalgia a cuestas
caminando sin rumbo
con un cansancio profundo
recorría sus propios sueños.

Demasiados años sin ver
con la ilusión de ser libre
de poder mirar sin miedo
y contemplar ese azul cielo.

Nunca entendió tanto odio
tanta crueldad sin motivo
tantas vidas truncadas
que quedaron en el olvido.

Con la angustia acumulada
atravesando senderos desconocidos
pudo encontrar consuelo
había sobrevivido.

 

 

Sigue leyendo a Claudia Nemirovsky