Me bastaba con verte como brillando,

intacta tu mirada casi ausente

plagada de nostalgias.

Me bastaba con tu sonrisa

tu mano acariciando mi cara

sentir que me protegías

cuidabas de mí infancia.

Y pasaron los años y tu vida se esfuma

bajo un manto de olvido tu memoria se apagaba.

Me bastaba con unos ańos para pasear nuestros recuerdos

pero te fuiste , y no pude decirte cuánto te amaba.

Me bastaba con tenerte y poder contarte mis sueños

me dejaste , te fuiste te extrańo tanto, madre.

 

 

Sigue leyendo a Claudia Nemirovsky