Me llevaron a la oscuridad

donde el silencio reinaba

me ataron al muro,

y pude escuchar tu voz.

 

Me llevaron a la oscuridad

atado a una pared imaginaria

desangrando mi integradad

y allí pude escuchar tu voz.

 

 

Me llevaron a la oscuridad

sin siquiera preguntar mí nombre

arrastrando orgullos ,

y aún pude escuchar tu voz.

 

Me llevaron a mi oscuridad

torturando mis memorias

dejé volar mis sueños

pero dejé de escuchar tu voz.

 

Y ahora qué debo hacer?

donde puedo buscarte

aún resuenan los gritos de dolor

y dejé para siempre , de escuchar tu voz.

Sigue leyendo a Claudia Nemirovsky