Si uno pudiera detener el tiempo

frenar los relojes, e impedir que los años se lleven recuerdos

que las fotos no se vuelvan amarillas

y la nostalgia no avance y siembre tristezas

desearía mil veces acariciar las manos

y que el sol cicatrice heridas

que hagamos rondas eternas

y juguemos como niños a las escondidas

y cantemos las canciones

para servirnos de guía

por caminos largos , sin piedras ni caídas

no habría motivo de lágrimas

porque no habría prisa

ojalá pudiera detener el tiempo

antes que el tiempo nos arrebate la vida.

Sigue leyendo a Claudia Nemirovsky