Desde hace mucho, he estado leyendo frases como ….mañana haré tal cosa, la vida es corta hay que vivirla , hacé la tuya, vos sos lo más importante ,no cambies, dejá que sean los demás que cambien , viví el presente, etc
Y siempre llego a una misma conclusión, son un conjunto de palabras vacías que van pasando de boca en boca y que se repiten pero sin agregarle nada, son frases huecas, vacías, y que expresan muchas veces egoísmo, otras veces son falaces, banales .
Si digo : mañana voy a hacer tal o cual cosa, eso está incompleto, porqué?simple, lo voy a realizar si Dios quiere, vale decir , si estoy vivo, si no pasa algo que me lo impida.
Otra frase: la vida es corta, es breve , hay que disfrutarla, esta frase es falaz, no sabemos si vamos a vivir mucho o poco, soy cristiana, pienso que sólo Dios lo sabe, en primer lugar. En segundo lugar hay que disfrutarla, pues bien , qué se entiende por disfrutarla? para muchos significa , salir, hacer lo que a uno le gusta,  y sí bien es en parte cierto , a éste significado le falta algo …..disfrutar sin importar nada ni nadie es simplemente egoísmo,  lo mismo ocurre cuando se disfruta algo y con ello se daña a alguien. Entonces, cómo deberíamos decir esta frase? simple, la vida hay que disfrutarla compartiendo, siendo solidario, en familia o con amigos, o solos, pero sin que nadie salga lastimado.
No tenemos que cambiar, que cambien los otros, que nos acepten tal cual somos….error, somos seres imperfectos, debemos cambiar lo malo que hay en nosotros, somos como barro en manos de Dios qué es nuestro alfarero, el nos moldea, debemos tratar de ser mejores, de eliminar lo que a Dios no le agrada .
Viví el presente, en parte es cierto, debemos vivir el día a día, pero siempre pensando en nuestro futuro y sin dejar de recordar nuestro pasado , para poder remontar los sueños dormidos.
Y así, existen un millón de frases que suenan bonitas, pero a la que les falta algo o son equívocas .
Son frases tal vez dichas con la mente pero no con nuestro corazón y desde el alma.

Sigue leyendo a Claudia Nemirovsky