Sacude el viento las nostalgias
y las hace volar en los recuerdos
almas que no han de separarse
porque el cielo las unió
eternamente y para siempre.

El clamor del odio no ha vencido
las hojas que yacen forman
caminos poblados de sueños
y esos sueños remontaron
y vencieron a la muerte.

He sabido de tempestades que se han calmado
y que se esfumaron y no dejaron secuelas ni heridas abiertas
vendrán sinsabores y lágrimas formando vertientes
pero el amor puro ser el pañuelo que las seque.

Sigue leyendo a Claudia Nemirovsky