Por más que la herida sangre
que el dolor permanezca en el tiempo
el perdón cura las llagas
el amor es bálsamo para el alma aturdida.

Por más que el camino sea sinuoso
que las piedras sean muchas y variadas
las caricias brindan la mejor guía
las palabras cálidas evitan las caídas .

Es así que la mejor sonrisa
abre la puerta de la tristeza infinita
evita su entrada , la combate
un resplandor de pronto nos ilumina

Por más que ronde quien no te quiere ni estima
estoy siempre abrazándote
para que no decaigas
porque Dios guiará tu vida.

Sigue leyendo a Claudia Nemirovsky