Sí, quisiera volver a ser niña, a creer en lo que todos los niños creen, a jugar sin más límites que la merienda o el descanso.
Quisiera volver a a ser niña para abrazar a mis padres y decirles lo mucho que los quiero y admiro. Salir a jugar al elástico , dibujar mis sueños, llorar hasta que me encuentre la caricia que me calme, reir con mis amigas , salir a la plaza para hamacarme y subir al tobogán para deslizarme y llegar a esa arena que irremediablemente me ensucia.
Que las tardes sean las tardes de mirar dibujos, de preguntas inocentes , de jugar al ajedrez.
Quisiera volver a ser niña , para poder seguir escuchando voces amigas, para poder mirar la vida con la pureza de los ojos de la infancia , para poder alejarme de la nostalgia, para poder respirar el aire cálido de enero y disfrutar de una rayuela en la esquina de mi casa.
Quisiera poder volver a ser niña para simplemente mirar, acariciar, acurrucarme en un rincón , sí, quisiera , cómo quisiera volver a ser niña.

 

Sigue leyendo a Claudia Nemirovsky