Si de mi dependiera la alegría y tú sonrisa
la tristeza jamás tocaría tu puerta
el dolor no podría entrar en tu vida.

Si de mí dependiera la salida del sol por las mañanas
jamás la oscuridad cubriría los caminos
la noche esperaría mucho por aparecer
la luna sería una visitante furtiva.

Si de mi dependieran tus sueños
los llevaría atados en un cometa
volaría con ellos hacia las estrellas y regresaría con la caja
llena de sorpresas.

Ay si de mí dependieran tus caminos!
sacaría todas las piedras del destino
te cobijaría de los vientos y las lluvias
para que puedas seguir sin heridas.

Sigue leyendo a Claudia Nemirovsky