Sopla el viento golpeando ventanales
las calles desiertas
las almas inquietas
el corazón expectante.

Sopla el viento levantando oleajes
los caracoles se asoman en las arenas
los barcos tratan de no sucumbir ante la olas salvajes.

Sopla el viento arrastrando los residuos celestiales
se sienten sollozos lejanos
hay mucha tristeza en los caminos distantes.

Sopla el viento , en un enero como tantos
tal vez , en algún momento se calme
y que Dios pueda restaurar la paz reinante.

Sopla el viento, y sostengo mientras tanto tu mano, hasta que todo pase.

Sigue leyendo a Claudia Nemirovsky