Si eres un usuario de redes sociales, si visitas páginas en internet con frecuencia, si te pasas el día en línea navegando o si te gusta comprar por internet, seguramente te habrán llegado en el último año notificaciones con asuntos como RGPD o Reglamento General de Protección de Datos de diversas páginas, pidiéndote permiso para solicitar o registrar tus datos. ¿Te ha pasado? ¿Sabes para qué sirve?

Pon atención, te voy a contar lo que significa, pero empecemos por el principio. El Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) es el reglamento relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos.

Esta Ley entró en vigor el 25 de mayo de 2016, aunque su aplicación de manera obligatoria no se hará efectiva hasta el 25 de mayo de 2018. Por estos casi dos años las empresas, las organizaciones, los organismos y las Instituciones han debido adaptarse para llevar a cabo su cumplimiento.

La Unión Europea se ha puesto bien estricta con esta cuestión, pues las multas a las empresas por el incumplimiento de la ley pueden llegar a los 20 millones de euros. El pánico de las empresas a ser sancionadas ha hecho que millones de usuarios estén siendo “bombardeados” con correos sobre la protección de datos.

En la actualidad existe una mayor conciencia sobre la protección y el acceso de las empresas a la información privada de las personas lo que ha llevado a la creación de leyes como esta que protegen al usuario de que se haga un mal uso de sus datos.

Una vez entre en vigor la ley, ¿cómo afectará al usuario? ¿qué derechos tendrá?

  • El usuario tendrá derecho a saber que sus datos  están siendo procesados, dónde se está haciendo y con qué propósito.
  • Los usuarios tienen derecho a solicitar que el responsable del tratamiento de sus datos personales los borre, que deje de compartirlos e incluso que haga que los terceros con los que los han compartido dejen de procesarlos.
  • Una vez los usuarios han ejercido su derecho a obtener los datos personales que ha obtenido sobre ellos cualquier servicio, los cuales tienen que estar bien estructurados y organizados, tienen el derecho a entregárselos a otra empresa o controlador de datos si así lo quisieran.

Por otro lado, las empresas ya no podrán utilizar ese “enorme chorizo” de textos legales que nadie entendía para pedir permiso y que todo el mundo aceptaba sin leer porque era demasiado complicado y aburrido. Así, la declaración de términos y condiciones deberá ser muy claro, más corto, legible y entendible para cualquier persona e incluir el propósito con el que se procesarán los datos de los usuarios.

¿Qué te parece esta ley? ¿crees que evitará que las empresas aprovechen los datos de los usuarios para usos fraudulentos?

Desde mi punto de vista es importante que hagamos caso a estas notificaciones que nos llegan y que las leamos con calma y las aceptemos porque su objetivo es proteger los datos de cada usuario. Aunque haya muchas cláusulas y condiciones es importante prestar atención a este tipo de textos que nos van a estar llegando hasta que la ley entre en vigor.

Gracias a esta ley, el poder de decidir lo que se hace con tu información privada está en tus manos, ¡aprovéchala!

 

Sigue leyendo a Geek García